Sixtorias

Sixtorias

Las Historias de Sixto

Con frecuencia semanal voy a colgar pasajes históricos debidamente documentados, que mezclaré con algún cuento o leyenda. La Historia de El Puente del Arzobispo o alguno de sus vecinos será el nexo de unión.

SOBRE LA PESTE EN LA EDAD MEDIA

HISTORIAPosted by SIXTO DE LA LLAVE CASILLAS 09 Apr, 2017 18:58:31
Ha llegado a mis manos un documento escrito hacia 1420, cuando reinaba Juan II de Castilla, hijo de Enrique II y nieto de Juan I que era el que reinaba cuando nació nuestra querida Villafranca de la Puente del Arzobispo. El documento está escrito por un médico llamado Alonso de Chirino, que ostentaba el título de "Alcalde y examinador mayor de los físicos e çirugianos de ls reinos y segnoríos de Juan II de Castilla. El Volúmen se llama: Menor Daño de la Medicina. y la sección o el capítulo se titula "Del Regimiento en tiempo de pestilencia".
Y ¿Qué tiene que ver con Puente la epidemia de peste?
Aunque la relación sea más estrecha de lo que contaré en este post, empezaremos por decir que la epidemia registrada en toda Europa mató nada más y nada menos que a la mitad de la población. En unos lugares brotó con tal virulencia que arrasó con poblaciones enteras, barcos que llegaban a puerto con todos sus tripulantes muertos. ejércitos diezmados. Y hablando de ejércitos diezmados, el primer ejército que pasó por el puente, estrenándole, pues en 1383 aún no estaban finalizadas las obras, fue el ejército castellano que iba a sitiar la ciudad de Lisboa. La Wipipedia tiene una entrada que aunque generaliza sin entrar en detalles es muy fiel a lo sucedido, dice así:


El sitio de Lisboa de 1384, que se prolongó durante varios meses y finalizó el 3 de septiembre de 1384 sin haber conseguido la conquista de la ciudad de Lisboa, fue uno de los hechos de armas más destacados de la Crisis de 1383-1385 en Portugal, que enfrentó al rey Juan I de Castilla, cuyas tropas asediaron la ciudad, con el maestre de Avis, que llegaría a reinar como Juan I de Portugal y cuyos partidarios se hicieron fuertes en Lisboa y resistieron con éxito los ataques de las tropas castellanas.

El asedio supuso un grave desastre para el reino de Castilla, y Luis Suárez Fernández aseguró que «la mitad» del ejército sitiador pereció durante el asedio a causa de la peste, que diezmó las filas castellanas.

Por lo tanto aquí vemos como se relaciona ese brote de peste con el nacimiento de nuestro pueblo. Lo siguiente es que al no encontrar explicación alguna a la enfermedad muchos, guiados al menos algunos por oscuros intereses, comenzaron a culpar a los judíos de envenenar las aguas de los pozos. Hay que comprender la psicosis generalizada que habría ante una enfermedad que había sido capaz de acabar con reyes como Alfonso XI, que murió en el asedio a Gibraltar en 1350 y con la mitad de la población de todos los estratos sociales. De aquí podemos deducir que la antipatía hacia el pueblo judío que surgió durante la epidemia al culpar a ese colectivo del mal, fue la semilla que germinó con la expulsión de éstos un siglo después.

Pero no quiero seguir enrollándome que me pongo muy pesado, y paso a transcribiros algunos de los remedios que este hombre da para luchar contra la peste:

Lo primero conformar con paciencia humilde su voluntad con la del Señor Dios y regir sus almas con claros y santos pensamientos, y con obras purgadas de todo pecado.
Después, los que pudieran que rigieran sus cuerpos así:
Lo principal es salir de la tierra donde se está causando la pestilencia lo antes que se pueda, y en caso de no poder salir no comer cosas que se hacen de leche o queso, salvo el suero de las cabras, que es bueno beberlo muy claro si hace calor y si es necesario soltar o aflojar el vientre. Beber menos vino y más aguado que lo que se suele. Y coma pocas carnes y ninguna cosa dulce, ni frutas dulces ni zumosas. No comer pescados grandes ni gruesos, ni viandas ni calientes. no se hagan grandes esfuerzos. No bañarse ni en río ni en baño y usar muy poco de las mujeres.
Y las cosas que conviene usar son estas: El vinagre, todas las cosas agrias y todas las viandas donde se pueda poner miel y vinagre, pero siempre que sea más agrio que dulce, cerrajas, borrajas y todas las frutas agrias y ásperas. Las granadas, las manzanas agrias y las lentejas con miel y vinagre son muy buenas para ésto. Las mejores verduras para ésto son las azeras en ayunas, con vinagre o sin ello y las carnes mejores son las más delgadas, sin abusar de ello: pollo, perdigones, cabrito, ternera y los pescados chicos y frescos, a ser posible de mar o brazo de mar y asados.
También recomienda: Sacarse seis onzas de sangre en dos días, habitar en casas frías pero no húmedas, regar el suelo con vinagre y perfumar la casa con sándalos y rosas.
Y para los que sientan que ya tienen este mal píldoras hechas de aloe çetroci fino, dos partes, mirra y azafrán de cada uno una parte molido y masado con agua rosada. tomad de ello cada mañana el peso de un cornado bebiendo encima un trago de buen vino. Beber cada uno de su propia orina cuanto cabe en las manos, pero que no sea de lo primero ni de lo último sino de lo que orinase del medio. También viene bien ponerse en la cabeza todo el tiempo posible un seso de gallo, o tomar cuerno de ciervo quemado ....

Ésto es bastante más extenso, os prometo que un día os lo pondré completo, pero aún así habéis visto lo curioso de la medicina de hace unos siglos. ¡Como para ponerse en manos de un médico de éstos! y eso que éste era una eminencia, por lo menos en el título.

Si te ha gustado este artículo haz una respuesta diciendo qué te parece. ¡Gracias!



  • Comments(2)//sixtorias.tectenia.es/#post11